Qué podemos hacer para tonificar el Suelo Pélvico

Aparte de vigilar hábitos, de lo que ya hablamos anteriormente, actuaremos dependiendo de la etapa en la que nos encontremos.
Si eres joven y aún no has tenido hijos, hipotéticamente deberías tener una buena musculatura perineal, pero podría ser que por malos hábitos, herencia, medicación, deportes, etc. no fuera así. Una buena manera de testar la musculatura, sería usar los conos vaginales y comprobar que puedes retener el nº 5 sin problemas. Si lo has logrado, puedes usarlos de vez en cuando como mantenimiento.

Si ya has tenido un hijo, la rehabilitación debería haberse hecho a partir de los dos meses del parto, con ejercicios de kegel, conos vaginales y gimnasia hipopresiva. Es cierto que en esta etapa se está muy ocupada con el bebé y queda poco tiempo libre, no obstante deberíamos hacer un esfuerzo y ocuparnos un poco de nosotras mismas, para prevenir afectaciones y sobretodo para poder retomar las relaciones sexuales sin problemas.

También es conveniente tratar la episiotomía (corte en la entrada de la vagina) que se haya realizado en el momento del parto, masajeando la zona con aceite, para mejorar la cicatrización.
Si la época de crianza te queda lejos, pero también la de la menopausia, estás en un momento ideal para hacer rehabilitación. Recuerda: conos vaginales, ejercicios de kegel y gimnasia hipopresiva.

Si tienes ya la menopausia, debes intensificar al principio todos los pasos de una buena rehabilitación.

He aquí­ unas cuantas recomendaciones para todos los grupos:

 

Adaptar el número de micciones día y noche

Deportes by UrbaneWomenMag-flickrDiríamos que el número de micciones aproximadamente correctas, serían 6 o 7 y no se debería ir al baño por la noche, a menos que nos hayamos despertado por otro motivo. Estas recomendaciones variarán si estamos siguiendo una ingesta aumentada de líquido, por alguna razón. En el caso de que el número de veces que se vaya al lavabo exceda en número (vejiga hiperactiva) debería hacerse rehabilitación en un centro especializado.

Revisar nuestra gimnasia y deportes.

Podemos hacer cualquier tipo de deporte, siempre que estemos seguras de que nuestra musculatura perineal esté en buen estado. De lo contrario, los deportes de impacto (tenis, básquet, equitación, footing, etc) presionan el abdomen y hacen descender las vísceras, agravando nuestro estado. Así mismo, los abdominales típicos, los clásicos, van a causar la misma reacción.

 

Controlar el estreñimiento

Debería ser una constante en nosotras, no dejar que el estreñimiento sea crónico o más o menos habitual, ya que las maniobras bruscas para evacuar, van creando microtraumatismos en los esfínteres y ésto puede ser la causa de una  debilidad muscular futura

 

CONSECUENCIAS

Las consecuencias de un estado deficiente del suelo pélvico y lo que nos debería alertar, serian las siguientes:
Incontinencia urinaria ante un esfuerzo, o bien, urgencia.
Descenso de una víscera (matriz, vejiga o recto) Generalmente lo visualiza el ginecólogo en una revisión rutinaria o bien tenemos sensación de peso en el bajo vientre, o lo notamos al introducir nuestros dedos en vagina.
Incontinencia de gases o de heces.
Afectaciones sexuales, como dolor ante la penetración o disconfort.


Más información en:

Leave A Response

* Denotes Required Field