Por qué o para qué


Recuerdo que muy al principio del Practitioner de Programación Neurolingüística (PNL) nos hicieron reflexionar sobre la diferencia de “he venido porqué …” o “he venido para que …”  El “por qué” siempre se refiere al pasado y el “para qué” al presente.  A la PNL le interesa el presente y no lo que provocó el malestar. A la pregunta del terapeuta  ¿para qué has venido a verme? la gente suele contestar “he venido porqué …  nunca consigo mis objetivos” por ejemplo. Y si vuelves a hacer la misma pregunta: ¿para qué has venido ? te miran como si fueras sorda

He querido recalcar esta anécdota, pues abrí mucho los ojos al escuchar al profesor y pensé !es lo mismo que digo yo ante los casos de vaginismo!: no me aporta ninguna información saber por qué lo tienen. Lejos de  parecer superficial,  no quiero decir con ello que no pregunte a las pacientes por su historia personal y sobretodo por si han tenido abusos sexuales.  Mi experiencia es que más del 90% no han padecido abusos, ni saben por qué han estado siempre así, solo quieren solucionarlo.
Estas mujeres han estado derivadas a terapia psicológica durante muchísimos años, buscando siempre en su mente la causa de la afectación..  Indudablemente para la paciente resulta muy útil saber cómo un recuerdo  consciente o inconsciente puede bloquear su cuerpo, pero tras años de terapia psicológica por vaginismo, no consiguen superarlo.  Y ahí entra en acción la fisioterapia, solucionando la afectación de manera rápida, centrándose en el cuerpo.  Mi conclusión es que tienen un problema físico que  conlleva un fuerte impacto psicológico, humano y de relación y que una vez normalizada la anatomía y la fisiología, no solo recuperan lo que siempre fue suyo, sino también una vía de placer y el proyecto de ser madres, dejando atrás para siempre los años de vaginismo
Mi más profundo respeto y admiración hacia su valentía!

Leave A Response

* Denotes Required Field